miércoles, febrero 14, 2007

Interludio

Os preguntaréis, "¿Cuál es la excusa esta vez?"

Porque, evidentemente, mi espalda vuelve a estar (razonablemente) bien.

Podría escribir una lista inmensa, pero me limitaré a resumir, por orden de importancia:

- Estoy de mudanza: me mudo a otro cuchitril, pero al menos no tendré que soportar las estruendosas obras de rehabilitación, las descargas eléctricas, los cortes de luz, la Radio-Cumbia de los obreros y algunos fenómenos paranormales.

- No duermo bien por las noches.

- He sufrido un caso de desajuste emocional que está en camino de resolverse.

- Los métodos poco ortodoxos que he utilizado para soliviantar lo anterior han sido algo agotadores.

- Como soy reincidente, seguramente todo lo anterior (menos la mudanza, espero) ocurrirá varias veces durante este año.

Todo esto es para decir que muy, muy, muy pronto volveremos a Atenas.

Besos.

20 comentarios:

pazzos dijo...

No puede ser un cuchitril. Si lo iluminas tú, será un palacio.

Espararemos lo que haga falta. Tómate tu tiempo.

beren dijo...

se le disculpa... aunque ya voy necesitando de sus letras... aunque sea por vena

Alicia Liddell dijo...

No sé si su vida es más apasionante de viaje -en todos los sentidos del término- o cuando está en casa, en alguna casa/hogar/residencia habitual.

Que le sea leve la mudanza. Después de muchas, a la séptima me planté cuando encontré esta casa, que después de 14 años sigue pareciendo provisional y me parece de lo más acogedora, a pesar del sofá comido por el perro y una necesaria y urgente mano de pintura.

Clarice Baricco dijo...

Seguimos esperando...aguas con todo eh?

Besos

Anónimo dijo...

¡¡cahisss!!



coda; "casa nueva-vida nueva"
Jody Dito

TRitacora dijo...

Abrazos nada corrientes pero si alternos. Muchos, muchos abrazos alternos para usted, querida.

Y le ruego sepa disculpar mis primitivas maneras de bricolaje interactivo, pero quiero creer que si un toro rojo es capaz de darnos alas, ¿que no conseguiran unos brazos abriendose y cerrandose alternativamente?

Espero le valgan para llegar a su destino en Atenas, aunque a deshora, al menos podra saltarse las imprevisibles tasas Ojala.

Isabel Romana dijo...

Nos entretendremos mientras mirando el Partenón. Espero que se vayan resolviendo positivamente esos escollos, querida amiga. Te echo de menos. Besos.

pazzos dijo...

¿Te echamos una manita con la mudanza?

jody dito dijo...

¡¡aniibiiliiiiiisssssssss!!

(léase con las manos en arco alrededor de la boca y los pulmones a pleno rendimiento para que el vecino de la casa de enfrente llame a la policía por rotura de cristales)

A-X dijo...

Bonito lo que escribes, como siempre...

Dan dijo...

Esperamos, pues.

!D

X dijo...

Buen blog

Alicia Liddell dijo...

Anda que no le cuesta hacer la mudanza ... y encima será a la finca de al lado.

El Gran Chimp dijo...

Las cosas son fáciles. Reajustas y sigues y ya.

Manuel Aramis Miranda Perdomo dijo...

Preciosa, te deseo buena mudanza y que no se pierda nada.

Tomate todo el tiempo necesario para reorganizarlo todo, no lo hagas todo inmediatamente.

Y date un buen sueño, luego de que ya estes asentada.

Un beso para ti!!

Admiro a las mujeres bellas, cultas e inteligentes como tu.

almayer dijo...

paciencia, paciencia, voy a encargar un tetrabrik.

un brindis por tus métodos poco ortodoxos

VANESOLO dijo...

Pues nada tómate tu tiempo y luego vuelve ¿eh? que esto no puede quedar así. Te esperamos.
bicos

Miguel Sanfeliu dijo...

¡Anilibis!

Pero bueno... ¿Cuál es la excusa esta vez?

Un saludo.

Isabel Romana dijo...

Te echo de menos, anilibis. ¿Cuándo acabas el traslado? Besitos, guapa.

anilibis dijo...

A todos muchas gracias por esperar. Han sido unos días de mucho estrés, bastantes cambios, y un agotamiento algo atípico en mí. No todo ha sido malo, no.

En realidad he tenido bastante poco tiempo para sentarme y hacer lo que realmente me gusta. Y eso es absurdo, puesto que se supone que todo lo demás lo hago para poder permitirme "sentarme a hacer lo que me gusta". Supongo que se trata de empezar a ejercitar la paciencia y mover las tuercas poco a poco para hacer esos huecos tan imprescindibles en la vida.

Muchas gracias una vez más a todos por estar ahí.

Y muchos besos.

Alicia