lunes, diciembre 06, 2010

...

Tenía la intención de terminar esta historia hace mucho tiempo. Hace uno, dos años. Ya ni lo recuerdo.

Lo que empezó como un divertidísimo ejercicio de memoria y un viaje nostálgico a un pasado algo inefable, acabó convirtiéndose en un ejercicio de procrastinación continua. Lo que me hace sentir mal, por otra parte, porque realmente había unos cuantos buenos momentos en esta delirante historia casi épica y Odiseica.

Me pesa mucho admitir que en mi vida he dejado a medias muchísimas cosas.

Pero sin embargo lo único que no se puede dejar a medias es la propia vida, se quiera o no. Hay que aprender a retirarse de la fiesta cuando no quedan energías para seguir bebiendo ni más tonterías que decir al primero que se ponga por delante. A mí, por muchos motivos, se me acabó el fuelle y voy a necesitar un nuevo proyecto con el que pueda comprometerme de verdad.

Sea esta mi disculpa para todos. La historia terminará, antes o después. Pero no se cuándo.

En un par de semanas clausuraré este blog y también el otro. A los que me habéis acompañado en estos numerosos viajes, muchas gracias.

Alicia

3 comentarios:

Desafecto dijo...

Buena suerte para el resto de tu travesía. Que los vientos te sean favorables y los dioses confundan a tus enemigos.
Ítaca te espera más allá del horizonte.

Los gerentes dijo...

Bueno, lo dicho (en el otro)... que te esperamos.

Diego Rodríguez dijo...

no entiendo por qué dejas de escribir y qué tiene eso que ver con proyectos personales. Escribir debe ser como respirar.

En fín, es tu voluntad.